News

Post Elecciones: Implicaciones Políticas y Legales

4 Jul , 2018  

Por Emilio Arteaga Vázquez

La inminente victoria de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) como presidente de México no vino como una sorpresa, la mayoría de las encuestas lo colocaban en un lejano primer lugar. Sin embargo, sí hubo una sorpresa y esa es la “aplastante” victoria del partido MORENA que ha modificado el mapa político del país, lo cual se observará en el Poder Legislativo Federal, Cámara de Diputados y Senadores, y los congresos locales de las entidades federativas. A todo esto, ¿cuál será el margen de actuación del Presidente electo y su capital político en el congreso?

¿Cuáles son los poderes del Presidente?

Los poderes del Presidente, o del Poder Ejecutivo, están delimitados por la Constitución y, por supuesto, la Ley. Entre las facultades que más se destacan son en materia de política exterior, fuerzas armadas, comercio exterior, planificación nacional y, principalmente, “ejecutar” las leyes y proveer la esfera administrativa para su exacta observancia, eso último implica establecer todo el cuerpo normativo reglamentario para hacer cumplir lo que dice la ley, sin exceder o contradecirla.

 

Sí, el Presidente tiene amplias facultades, ya que puede, por ejemplo, crear programas de asistencia social, infraestructura e industriales, establecer medidas de emergencia en materia de comercio exterior, negociar, celebrar y denunciar tratados (siempre sujeto a la aprobación del Senado), aplicar todos las leyes y usar la fuerza pública.

 

Sin embargo, un cambio “radical”, como lo sostuvo AMLO en su reunión de ayer con el Presidente Enrique Peña Nieto, puede requerir no solamente cambios legislativos, sino también constitucionales. Y esto último se puede logarar con una “casa llena”, es decir una mayoría calificada (esto es, dos terceras partes) en el Congreso de la Unión y una mayoría simple en las legislaturas de las entidades federativas.[1]

Post Elecciones: El Mapa Político

La Cámara de Diputados está integrada por 500 diputados, de los cuales 300 son electos directamente por la ciudadanía y 200 son elegidos de manera indirecta con base en el principio de representación proporcional.[2] La Cámara de Senadores, por su parte, se integra por 128 senadores, 96 elegidos en las urnas, y 32 de manera indirecta o proporcional.[3]  En ese sentido, para modificar la Constitución, por ejemplo, se necesitan 414 cargos de diputados y senadores.

 

A reserva de lo que suceda con el registro de partidos como PANAL y el Verde, el portal de noticias Animal Político[4] presenta un probable escenario sobre cómo se integrarían las cámaras de diputados y senadores, el cual sería de la siguiente manera:

Bajo este escenario, Morena, PT y PES tendrían alrededor de 378 de 628 curules en el Congreso de la Unión, es decir el 60%, y lograron obtener la mayoría simple en ambas cámaras.[5]

 

Este posible resultado no permitirá a Morena, PT y PES realizar cambios a la constitución, pues requieren solamente 36 diputados y/o senadores adicionales para cumplir con uno de los requisitos constitucionales para reformar la constitución. Sin embargo, no resulta nada descabellado considerar que miembros de los partidos que ahora son minoría, como Partido Verde, PRD, PANAL y algunos del PRI, puedan “afiliarse” a la bancada de MORENA o crear alianzas para así reformar la Constitución.

 

En cuanto a la conformación de las legislaturas locales, el segundo requisito para reformar la constitución, MORENA es mayoría en 19 congresos locales de los 33 existentes (El Universal), por lo que en caso de haber un proyecto de reforma constitucional aprobado en el Congreso de la Unión, resultaría factible su aprobación y cumplir con este requisito.

Conclusión

Con el resultado de esta elección, existe la posibilidad real de un “cambio” radical en materia de política exterior y económica con tintes “nacionalistas”. Resulta relevante recordar que cuando el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (mejor conocido como el TPP) fue presentado al Senado para su ratificación, 24 senadores del bloque MORENA-PT votaron en contra de dicho Tratado de Libre Comercio por temas relacionados con la soberanía energética, industria nacional y la libertad de expresión, entre otros, por lo que no es nada descabellado pensar que el Presidente Electo y el nuevo Senado retiren, en un futuro, el consentimiento del Estado Mexicano. Al mismo tiempo, AMLO y sus asesores han manifestado que no están en desacuerdo con las negociaciones del TLCAN, pero que es de su interés incluir temas como salarios y modificar cuestiones en el sector de productos agropecuarios, entre otros. También, se desconoce cuál será la postura con respecto a la actualización del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, tratado que incluirá un capítulo de energía (como el TPP), cuya firma ad-referendum y ratificación aún están pendientes.

 

Regresando al terreno político, resulta posible que se puedan concretar alianzas con otros actores políticos en el Congreso de la Unión para poder así cumplir con uno de los requisitos para hacer reformas a la Constitución, ya que el otro requisito lo tienen en “la bolsa”. En ese sentido, se pueden concretar nuevas reformas constitucionales, tales como en el sector energético y educativo que fueron temas recurrentes durante la campaña presidencial.

 

Después del sexenio del Presidente Carlos Salinas (1988-1994), ningún Presidente Mexicano tuvo una mayoría simple en ambas cámaras del Congreso de la Unión, lo cual ha desgastado la figura presidencial y se han tenido que recurrir a alianzas como el reciente Pacto por México con Enrique Peña Nieto, pero AMLO no sufrirá con este “obstáculo”. El mapa político mexicano cambió, y cambió de manera radical.

La ciudadanía quizás no le ha concedido un cheque en blanco a AMLO, pero si le otorgó un amplio margen de maniobra en el Poder Ejecutivo y Legislativo.

* * * * * *

[1] “Artículo 135. La presente Constitución puede ser adicionada o reformada. Para que las adiciones o reformas lleguen a ser parte de la misma, se requiere que el Congreso de la Unión, por el voto de las dos terceras partes de los individuos presentes, acuerden las reformas o adiciones, y que éstas sean aprobadas por la mayoría de las legislatura de los Estados y de la Ciudad de México. […]”

[2] En estos momentos, el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP al 92%) indica que los diputados, electos directamente, se han distribuido de la siguiente manera: 210 para Morena, PT y PES, 62 para PAN, PRD y MC, 14 para PRI, el Verde y Nueva Alianza, 8 para Morena y 1 para PRI.

[3] En estos momentos, el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP al 92%) indica que los senadores, electos directamente, se han distribuido de la siguiente manera: 52 para Morena, PT y PES, 26 para PAN, PRD y MC, 13 para PRI, el Verde y Nueva Alianza, 2 para Morena, 2 para MC, 1 para PAN.

[4] https://www.animalpolitico.com/2018/07/morena-y-sus-aliados-seran-mayoria-en-el-congreso/

[5] Morena-PT-PES tendrán en la cámara de Diputados 307 curules, es decir el 61%, mientras que 71 escaños en el Senado, es decir el 55%.

, , , , , , ,

By  -        



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Shares